Ir al contenido principal

Si quieres mejorar, ¡ponte en forma para tocar!

Tocar un instrumento requiere un extraordinario nivel de destreza, control sensorial, precisión y resistencia.
Como músico, pasas muchas horas haciendo movimientos repetitivos en posiciones estáticas. Esto puede sobrecargar zonas de tu cuerpo y aumentar el riesgo de lesiones si no estás preparado/a para ello.

Tocando la flauta nos exponemos a factores de riesgo dependiendo de nuestra postura con y sin el instrumento, técnica, tiempo de estudio, abrupto aumento de horas de estudio, dificultad del repertorio, cambio de profesor, condición física, salud general, estrés...

Durante mi carrera como fisioterapeuta y habiendo completado el superior de Flauta Travesera, me he encontrado con muchos músicos que desconocen ejercicios específicos para minimizar el riesgo de lesión y ayudar a evitar los desequilibrios musculares particulares de la práctica de cada instrumento. La mayoría ni siquiera hace ningún deporte o actividad física aparte de tocar, pero pasa horas y horas en una sala de estudio exigiendo una cantidad increíble de trabajo por parte del cuerpo. ¡No es de extrañar que vengan a verme con dolor!
Hay muchas cosas que podemos hacer para disminuir el riesgo de lesiones pero por experiencia, ¡estar en forma para tocar es la manera de empezar!


 Hay artículos en los que se compara a atletas con artistas. Para mi, una gran diferencia entre estos dos grupos es que entre atletas profesionales hay un conocimiento general acerca de ejercicios de calentamiento, estiramiento y acondicionamiento físico con el fin de prepararse para su tarea específica. Esto significa que pueden funcionar al 100% en todo momento. Están rodeados de fisioterapeutas, médicos, nutricionistas y otros profesionales de la salud que los guían durante su carrera para prevenir lesiones y mejorar su rendimiento. Mi pregunta es: ¿por qué los músicos no tenemos nada de esto?

Tu flauta no es tu instrumento principal, sino tu cuerpo. Tu flauta es solo la intermediaria entre tú y tu música. Si tu cuerpo no funciona correctamente, tendrás dificultades para mejorar tu sonido, técnica, velocidad y control. Podrás ser el mejor o la mejor flautista del mundo pero si no cuidas tu cuerpo, cabe la posibilidad de que te lesiones y no puedas dar lo mejor de ti, o en el peor de los casos, nada en absoluto.

Los profesores de música tienen una gran responsabilidad en este asunto. Si enseñas música, es importante que conozcas la mejor postura con tu instrumento para disminuir sobrecarga y tensiones innecesarias y así, poder pasar esta información a tus alumnos. Es importante que sepas qué ejercicios te ayudarán a calentar tu cuerpo antes de empezar con los ejercicios de calentamiento con la flauta (escalas, arpegios, estudios...). También es importante que sepas qué ejercicios de estiramiento debes hacer para restablecer la longitud de los músculos que usas mientras tocas y qué ejercicios de fortalecimiento te ayudarán a equilibrar tu musculatura. Los niños empiezan a tocar cuando todavía están creciendo. Aprender la forma correcta desde el principio, ahorrará a los pequeños músicos grandes problemas.



Haskell WL y Ackermann sugieren que los músicos tengan su propio régimen de ejercicio para mejorar la condición física y prepararse para la práctica del instrumento.





Proponen un programa de ejercicio que incluya:

  • Ejercicio cardiovascular: intensidad moderada 5 veces por semana x 30 minutos o intensidad vigorosa 3 veces por semana x 20 minutos.
  • Estiramientos: 2 sesiones por semana sosteniendo cada estiramiento durante 15 - 20 segundos.
  • Ejercicios de resistencia: 2 veces por semana, aproximadamente de 10 a 25 repeticiones por músculo, utilizando los grupos musculares que no se utilizan ya de forma excesiva en la práctica instrumental.
  • Ejercicios propioceptivos / de destreza: 1 vez por semana, 3-5 minutos por ejercicio.
  • Ejercicios de movimiento para calentar antes de tocar: Cada vez que toques.


Consulta con tu fisioterapeuta qué ejercicios específicos te van a beneficiar personalmente y busca el deporte o actividad física que más te convenga o te guste.

Sin excusa y desde ya, ¡ponte en forma para tocar! :)



Haskell WL et al: Med Sci Sports Exerc 2007;39(8):1424;and Ackermann B, et al: Med Prob Perform Art 2002;17(1):33-41.


Comentarios

Entradas populares de este blog

DESCUBRIENDO LA TÉCNICA INSTRUMENTAL: LA RESPIRACIÓN

Seguimos con nuestro viaje a través de la técnica instrumental. Si en el último post hablamos sobre qué es la técnica instrumental y cuales son las mejores formas de organizar su entrenamiento, ahora le toca el turno a la RESPIRACIÓN. Como ya os comenté anteriormente, la técnica instrumental se divide en cuatro grandes bloques: RESPIRACIÓN SONIDO DIGITACIÓN ARTICULACIÓN Cada uno de estos bloques tiene asociada una musculatura que hay que entrenar y desarrollar gradualmente si queremos que nuestra técnica instrumental mejore de forma rápida y equilibrada.  De nada nos servirá poder hacer escalas a velocidades de vértigo si nuestro sonido no es bueno (en el próximo post hablaremos de cuales son las cualidades de un buen sonido), igual que tampoco sirve haber desarrollado un gran sonido que no somos capaces de mantener cuando entra en juego la articulación. Por esto es de vital importancia que vayamos entrenando cada uno de los aspectos técnicos de manera pro

DESCUBRIENDO LA TÉCNICA INSTRUMENTAL: LA DIGITACIÓN

Hola a todos Flutetrainer@s Volvemos a la carga con una nueva entrada de la serie "Descubriendo la técnica instrumental". Esta vez me voy a centrar en la digitación, o lo que viene siendo lo mismo, cómo mover rápido los dedos sin liarla parda.

LOS 3 TIPOS DE TÉCNICA EN LA FLAUTA TRAVESERA

Si estas haciéndote esta pregunta: "¿tres?!!!", es que tienes que seguir leyendo esto. Pues si amigos y amigas, tres. Para tocar la de un manera medio decente, hace falta dominar mejor o peor tres tipos diferentes de técnica. ¿Cuáles son? 1. TÉCNICA CORPORAL Para tocar un instrumento, no viene nada mal conocer un poco nuestro cuerpo. Es decir, cómo funciona y cual es la mejor manera de emplear sus recursos sin llegar a romper algo por el camino. Y es que, aunque no os lo creáis, ¡se puede tocar sin dolor! Raro, eh?. Eso pensé yo hasta que mi hermana me dio un día cuatro consejillos que me cambiaron la vida. Si os duele algo, o si queréis saber como podéis evitar que os duela en el futuro a vosotros o a vuestros alumnos, no dudéis en preguntarle. Podéis contactar con ella por aquí , indicando que vuestra consulta va dirigida a María José o en nuestro correo electrónico educaflauta@gmail.com. No os perdáis sus vídeos sobre la posición de la espalda y las manos. Para m