Ir al contenido principal

Un poco más de información acerca de cómo prevenir lesiones y qué hacer si los síntomas de una lesión aparecen.




¡Hola flautistas! 

Espero que todos estéis pasando unas vacaciones estupendas. Hoy quería hablaros de la vuelta al estudio después de un periodo de descanso. Si has estado de vacaciones y no has cogido mucho la flauta este verano, es importante que vuelvas a tu estudio de manera progresiva. También hablaremos de qué hacer si empiezas a notar algún tipo de dolor o molestia cuando tocas la flauta.


Horarios de estudio razonables, técnica económica, evitar llegar al sobreuso y dolor, estudio mental, variaciones de los patrones de movimiento, buena postura con y sin la flauta, mantener la motivación y evitar las repeticiones mecánicas y la frustración, hábitos de vida saludables, ejercicios de calentamiento y enfriamiento, ejercicio físico regular, descansos suficientes y tener un buen sueño son pilares fundamentales para una práctica instrumental saludable. 

La prevención y detección de los diversos factores de riesgo es esencial. Esta prevención debería ir ligada al aprendizaje de cualquier instrumento desde los inicios. Algunos factores de riesgo a tener en cuenta a la hora de prevenir las lesiones son: el estrés, el perfeccionismo demasiado exigente durante la práctica instrumental, el aumento de forma brusca las horas de estudio o estudiar más horas seguidas de lo que nuestro cuerpo puede soportar. El hecho de tocar un segundo instrumento, tener otro trabajo, otro hobby o el tipo de música que se estudia también puede aumentar el riesgo de lesión. 

El cuerpo debe trabajar de forma sincronizada, siendo capaz de disociar el grupo muscular que tiene que trabajar del resto de la musculatura, evitando tensiones a diferentes niveles. Debemos ser capaces de relajar los músculos que no desempeñan una función activa cuando tocamos la flauta, mientras hacemos un uso económico y adecuado de los que están trabajando.

El diagnóstico y tratamiento temprano de las lesiones relacionadas con la práctica instrumental es muy importante. El miedo de los instrumentistas a tener que dejar de tocar, hace que en muchas ocasiones se enmascaren los síntomas. Hay que tener cuidado con esto, pues un tratamiento inadecuado y una incompleta rehabilitación pueden contribuir a que los síntomas persistan o reaparezcan al poco tiempo. 

A la hora de prevenir lesiones, la tarea del profesor de identificar y corregir los factores de riesgo es muy importante. Si tocamos sentados, cuidar que la espalda esté resta, la altura del atril siempre evitando posiciones forzadas de cuello, a un ángulo de unos 10-20 grados por debajo de la mirada. Cada 30-60 minutos se deberían hacer descansos de unos 10-15, aumentando el tiempo de estudio de forma progresiva y siempre calentando antes de empezar a tocar, dejando un tiempo de enfriamiento al final de la sesión previo a los estiramientos.

Si ya has adoptado todas estas medidas y aún así estás experimentando molestias, acude a un fisioterapeuta especialista en terapia para músicos. Tu fisioterapeuta evaluará tu postura con y sin la flauta, te aconsejará acerca de cómo corregir tus disfunciones posturales y usará técnicas de terapia manual para tratar las estructuras sobrecargadas, guíandote en los ejercicios que te ayudarán a la hora de rehabilitar tu lesión.


NIVELES DE PROGRESIÓN DE LESIONES:
Nivel I: Tienes dolor después de tocar pero puedes tocar con normalidad. 
Nivel II: Tienes dolor mientras tocas y después de tocar pero puedes tocar con normalidad. 
Nivel III: Tu dolor aparece mientras tocas y empieza a afectar algunos aspectos de tu vida diaria. Te ves obligado a alterar tu técnica o reducir el tiempo de estudio.
Nivel IV: Tu dolor aparece en cuanto empiezas a tocar y es demasiado fuerte como para continuar. Muchos aspectos de tu vida diaria se ven afectados. 
Nivel V: Tu dolor es continuo durante todas las actividades de vida diaria y no puedes tocar el instrumento. 
Si estás en el nivel I o II, modifica tus actividades para prevenir la progresión de los síntomas. Si estás en el nivel III o más, acude a un profesional.


Foxman y Burgel, proponen en su artículo una serie de consejos para controlar los síntomas de una lesión en nivel I y II: 
Si se presentasen los síntomas de una inflamación, trátalos de forma inmediata y agresiva con reposo, aplicación de hielo y el uso de antiinflamatorios no esteroideos en dosis terapéuticas.
Es importante descansar y evitar tocar con dolor. La vuelta a la práctica debe comenzar con sesiones breves, avanzando en duración a lo largo del tiempo. Collen Lowe recomienda empezar con periodos de 10 minutos.
El “reposo relativo” sería limitar las horas de estudio, tomando más descansos de 5 o 10 minutos, y haciendo dos franjas de estudio más cortas en vez de una larga, evitando la aparición de cualquier dolor al tocar. 
El daño de los tejidos blandos puede tardar de 4 a 6 semanas en curar, por lo que hay que tomárselo con calma. 
Si los síntomas persistieran a pesar del constante autocuidado, acude a un especialista.

¡Espero que estos consejos os ayuden a manteneros en forma durante el nuevo curso!

No dudes es contactar si te surge alguna duda.


¡A disfrutar de lo que queda de verano!












LOWE, Collen “Treatmen of Tendinitis, Tenosynovitis and Other Cumulative Trauma Disorders of Musicians, Forearms, Wrist, and Hands...Restoring function with hand therapy” en revista Journal of Hand Therapy, Abril 1992 Vol.2, Issue 2, pp. 84 

FOXMAN, Irina y BURGEL, Bárbara J. “Musician Health and Safety. Preventing Playing. Related Musculoskeletal Disorders” en revista AAOHN JOURNAL. Julio 2006, Vol. 54, Num.7, pp. 309- 316 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Qué no hacer antes, durante y después de un concierto

Una semana más, un post más. Hoy hablaremos sobre lo que se debe y no se debe hacer en un conciertos si quieres salir del escenario con la sensación de haber cumplido.

DESCUBRIENDO LA TÉCNICA INSTRUMENTAL: LA RESPIRACIÓN

Seguimos con nuestro viaje a través de la técnica instrumental. Si en el último post hablamos sobre qué es la técnica instrumental y cuales son las mejores formas de organizar su entrenamiento, ahora le toca el turno a la RESPIRACIÓN.
Como ya os comenté anteriormente, la técnica instrumental se divide en cuatro grandes bloques: RESPIRACIÓNSONIDODIGITACIÓNARTICULACIÓN Cada uno de estos bloques tiene asociada una musculatura que hay que entrenar y desarrollar gradualmente si queremos que nuestra técnica instrumental mejore de forma rápida y equilibrada. 
De nada nos servirá poder hacer escalas a velocidades de vértigo si nuestro sonido no es bueno (en el próximo post hablaremos de cuales son las cualidades de un buen sonido), igual que tampoco sirve haber desarrollado un gran sonido que no somos capaces de mantener cuando entra en juego la articulación.
Por esto es de vital importancia que vayamos entrenando cada uno de los aspectos técnicos de manera progresiva, construyendo las cuatro …

DESCUBRIENDO LA TÉCNICA INSTRUMENTAL: LA DIGITACIÓN

Hola a todos Flutetrainer@s

Volvemos a la carga con una nueva entrada de la serie "Descubriendo la técnica instrumental". Esta vez me voy a centrar en la digitación, o lo que viene siendo lo mismo, cómo mover rápido los dedos sin liarla parda.