Ir al contenido principal

DESCUBRIENDO LA TÉCNICA INSTRUMENTAL: LA DIGITACIÓN

Hola a todos Flutetrainer@s

Volvemos a la carga con una nueva entrada de la serie "Descubriendo la técnica instrumental". Esta vez me voy a centrar en la digitación, o lo que viene siendo lo mismo, cómo mover rápido los dedos sin liarla parda.



Para ir entrando en materia os diré que la digitación, eso que nos trae de cabeza y que ha conseguido que se nos revuelvan las tripas con solo escuchar la palabra "Taffanel", es en realidad una cosa muy sencilla.
 

(Esta imagen me perseguirá siempre en mis pesadillas)

La clave está en mantener el control sobre tus dedos mientras los entrenas para moverse cada vez más deprisa. Para esto hay muchos ejercicios que se pueden hacer, pero yo os recomiendo el más sencillo de todos: ponte un metrónomo y echa a correr.

El sargento de hierro

¿Si pensas en la palabra disciplina qué se os viene a la cabeza? Yo siempre pienso en un montón de soldados desfilando al son de una marcha militar. Pues bien, de eso va el aprender a mover rápido los dedos. No es solo saber moverlos, lo más importante es hacerlo al ritmo de la música que estás tocando. Por eso, si vas a entrenar la digitación, siento decirte que necesitas el metrónomo o, como yo lo llamo, "El Sargento de Hierro" (aunque ya de hierro tienen poco).

Aquí lo más importante no es lo que toques, sino cómo lo toques. Puedes usar escalas, arpégios, ejercicios demoníacos de cualquier libro de técnica que tengas por casa, pasajes rápidos o improvisaciones (altamente recomendable, ya que a la vez que entrenas los dedos entrenas la imaginación). La cuestión es que, toques lo que toques, lo toques a la máxima velocidad que puedas hacerlo bien, ligado y siempre con el metrónomo

¿Por qué ligado?

Si estás entrenando la digitación, lo último que quieres es tener que preocuparte de la lengua. Es importante que pongas toda tu atención en mover los dedos justo en el momento que tienen que moverse, y que lo hagan de la forma más eficiente posible para que no haya desequilibrios, roces o cualquier tipo de sonido que no sea parte de las notas que quieres tocar.

La velocidad sin control no sirve de nada

Efectivamente, sirve de poco que tus dedos se muevan a la velocidad de los de Eduardo Manostijeras pelando perros, si no eres capaz de seguir un metrónomo (y ya no te digo a un director o directora de orquesta).
Para controlar tus dedos tienes que ponerte el metrónomo. Si, como lo oyes. Se que lo odias, ¿y quién no?, pero la vida es así.

Hay un montón de ejercicios chulísimos que puedes hacer sin amargarte demasiado la vida. De hecho, puede ser hasta divertido y estimulante si decides echarle algo de imaginación a la cosa. La idea es siempre que los ejercicios los te los propongas tú mismo, y si no hay libro de por medio mejor.

¿Sin libro? ¡Tú estas loco!

Si eres de los que piensan eso, es normal si no disfrutas mucho estudiando. El estar pegado a un libro continuamente no deja mucha libertad a la imaginación. Todos sabemos alguna escala (espero que más de una) y si no solo tienes que coger do mayor y empezar a darle vueltas arriba y abajo, de derecha a izquierda, por terceras, por cuartas, por quintas, y por cualquier maldad simpática y entretenida que se te ocurra. Por muuuuuucha digitación que hayas hecho en tu vida, seguro que eres capaz de encontrar alguna diablura que no controles a una determinada velocidad. Pues ea, ahí tienes un ejercicio. ¡Y sin libro!

Ale, a darle al coco

Vaaaale, ya te dejo respirar. Y es que esto de estudiar técnica no es nada fácil. Hasta que le pillas el tranquillo y coges una rutina. No hace falta dedicarle 37 horas al día a la técnica, pero si trabajarla de forma equilibrada. Machacar los dedos sin darle importancia al sonido, la respiración o la articulación no tiene mucho sentido. Inventa tus propios ejercicios siempre que puedas. No hay mejor maestro que el que llevas dentro (toma frase al estilo Sr. Miyaghi).


Si se te ocurre algún ejercicio que podamos hacer para poner fuertes los dedos y controlarlos a gran velocidad ni se te ocurra no pasárnoslo en los comentarios, o el espíritu de Taffannel se te aparecerá en sueños tocando el ejercicio número 4.

Comentarios

  1. Enhorabuena por vuestro blog dedicado a la flauta. Es original, diferente y realizáis muchas aportaciones.
    Yo me he permitido aportar mi granito de arena a vuestra difusión en el blog de la Orquestra de Frautas de Galicia. Ir a la web OFG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. !Muchísimas gracias Pablo! No sabes la alegría que nos da saber que te gusta el blog. Y muchísimas gracias también por la difusión. Enhorabuena por la gran labor que hacéis en la Orquesta de Flautas de Galicia. ¡Ya tenéis dos nuevos fans!

      Eliminar

Publicar un comentario

Y tú, ¿que piensas?

Entradas populares de este blog

LOS 3 TIPOS DE TÉCNICA EN LA FLAUTA TRAVESERA

Si estas haciéndote esta pregunta: "¿tres?!!!", es que tienes que seguir leyendo esto.

Pues si amigos y amigas, tres. Para tocar la de un manera medio decente, hace falta dominar mejor o peor tres tipos diferentes de técnica. ¿Cuáles son?

1. TÉCNICA CORPORAL
Para tocar un instrumento, no viene nada mal conocer un poco nuestro cuerpo. Es decir, cómo funciona y cual es la mejor manera de emplear sus recursos sin llegar a romper algo por el camino. Y es que, aunque no os lo creáis, ¡se puede tocar sin dolor! Raro, eh?. Eso pensé yo hasta que mi hermana me dio un día cuatro consejillos que me cambiaron la vida. Si os duele algo, o si queréis saber como podéis evitar que os duela en el futuro a vosotros o a vuestros alumnos, no dudéis en preguntarle. Podéis contactar con ella por aquí, indicando que vuestra consulta va dirigida a María José o en nuestro correo electrónico educaflauta@gmail.com.

No os perdáis sus vídeos sobre la posición de la espalda y las manos.

Para mí, mantene…