viernes, 7 de octubre de 2016

LA ESTABILIDAD ESCAPULO-HUMERAL Y SU IMPORTANCIA EN LA PRÁCTICA INSTRUMENTAL

Como ya hemos hablado en otras publicaciones, la musculatura estabilizadora lumbar juega un papel muy importante en la posición de la pelvis, lo cual va a repercutir en la posición del tórax, hombros y cabeza en nuestro día a día y nuestra interpretación. Otro papel principal lo cumple la articulación escapulohumeral del hombro, que es la encargada de dar el soporte necesario a los miembros superiores para transmitir cargas y realizar movimientos de forma eficaz y segura.


 

En la actualidad, el estilo de vida que llevamos  (muchas horas sentados en clase, ordenadores, practicando nuestro instrumento…) nos lleva a desarrollar una musculatura en desequilibrio, acortando los rotadores internos de nuestros hombros y debilitando los externos, lo cual pone en compromiso nuestra postura y capacidad de soporte.

El soporte proximal del hombro tiene un papel muy importante en el control del miembro superior requerido para tocar la flauta. En la medicina del deporte se describe el fenómeno “catch up” cuando la musculatura del brazo y de la mano se sobre esfuerza para compensar la falta de energía transferida por los segmentos proximales en el hombro y la escápula. Esto lleva al incrementando de estrés fisiológico y riesgo de lesión.

Si te resulta difícil mantener los hombros en una buena posición, alguna vez has experimentado dolor en los miembros superiores, o te cansas del peso de la flauta con facilidad, tu fisioterapeuta podrá analizar tu postura y recomendarte ejercicios de fortalecimiento de la musculatura escapulohumeral para incrementar tu equilibrio muscular y con ello la eficacia de tu estudio instrumental y calidad interpretativa.

Para más información acerca de la postura correcta échale un vistazo a nuestra publicación: ¡No hay que acostumbrarse al dolor!






PERFORMIN ARTS MEDICINE. Robert T. Sataloff, Alice G. Brendfonbrener, Richard J. Lederman





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿y tú que piensas?