Ir al contenido principal

7 consejos para aumentar la motivación de tus alumnos

Comienza el curso, y con él, semanas y semanas de clases que pueden ponerse cuesta arriba si tus alumnos/as no están motivados. Por ello, este post te ayudará a afrontar el curso de forma distinta, y a conseguir que tus alumnos estén a tope de motivación.



1. Proponles actividades lúdicas.

Hay un dicho que dice: "si te diviertes, aprendes". Pues ahí lo tienes. Esto no quiere decir que te pases la hora haciendo payasadas. Simplemente que, echándolo un poco de imaginación, se puede convertir cualquier ejercicio aburrido en uno divertido. Alterna las obras o el método de la programación con música que surja de su propio interés y que les guste tocar. En Internet hay miles de partituras para todos los gustos y niveles a tu alcance.

2. Calidad mejor que cantidad

No mandes mucha tarea. Solo conseguirás que tus alumnos "guarreen" todo por encima y no toquen nada bonito. Ten siempre en cuenta el nivel y la situación de cada alumno/a antes de mandar la tarea. Algunos se pasan las tardes en otras actividades y, por más que les mandes, no van a tocar más. Ya se sabe: "el que mucho abarca, poco aprieta".

3. En grupo mejor que individual

Las actividades en grupo son más motivadoras que las individuales. Intenta siempre que puedas programar actividades en grupo por varias razones:
  • Lo que se dice a unos sirve para otros.
  • Tocando en grupo se sentirán más seguros. 
  • Las actividades en grupo fomentan el compañerismo. No hay nada mejor para la motivación que sentirse parte de un grupo.

4. Conciertos diferentes

Olvídate de las típicas audiciones aburridas. Piensa en formas de hacerlas más dinámicas y más cortas. Por ejemplo, dándoles un hilo conductor y forma de espectáculo, incluyéndoles en la planificación, tocando en grupos, cuidando el decorado, etc. En definitiva, hazles formar parte de un espectáculo.


5. Cuéntales lo que se espera de ellos

Si estás en la mesa y quieres coger el pan, miras hacia el pan, alargas el brazo y lo coges. Si no sabes ni dónde está el pan ni cómo cogerlo, difícilmente llegarás a alcanzarlo. Esto pasa mucho en clase de instrumento. Explica siempre a tus alumnos/as qué tienen que hacer y cómo tienen que hacerlo para obtener determinada nota. Para esto puedes usar las rúbricas, de las que ya hablaremos más adelante.

6. Proponles retos

No andes empujando a tus alumnos/as, hazles perseguir algo. Un buen reto, ajustado a las inquietudes e intereses de un alumno o alumna puede conseguir maravillas. En lugar de: "para la semana que viene tienes que tocar las escalas con el metrónomo a 80", prueba con: "bien, esta semana has conseguido tocar esta escala a 72 sin equivocarte manteniendo el ritmo y un sonido bonito. A ver si te superas esta semana". Verás los resultados en seguida.

7. Dales independencia.

Cuando les propongas un ejercicio, un estudio o una obra, responde siempre a estas tres preguntas:
  • ¿Qué? Si es un ejercicio es importante que sepan si es una escala diatónica mayor o menor, cromática, si es un arpegio, etc. En el caso del estudio, qué tipo de estudio: sonido, digitación, articulación, o una mezcla de varias. Si es una obra, qué tipo de obra: estilo, tipo de instrumento que se usaba, compositor, época, etc.
  • ¿Cómo? Explícales bien como deben practicar el ejercicio, el estudio o la obra (respiraciones, dinámicas, velocidad, articulaciones, etc.).
  • ¿Para qué? Cuéntales para qué les va a servir practicar ese ejercicio, estudio u obra. Qué van a aprender y qué y cuanto van a mejorar. 

Conociendo la respuesta a estas preguntas, poco a poco irán aprendiendo a detectar sus necesidades y diseñar su propio entrenamiento a partir de ellas.


Comentarios

Entradas populares de este blog

DESCUBRIENDO LA TÉCNICA INSTRUMENTAL: LA RESPIRACIÓN

Seguimos con nuestro viaje a través de la técnica instrumental. Si en el último post hablamos sobre qué es la técnica instrumental y cuales son las mejores formas de organizar su entrenamiento, ahora le toca el turno a la RESPIRACIÓN.
Como ya os comenté anteriormente, la técnica instrumental se divide en cuatro grandes bloques: RESPIRACIÓNSONIDODIGITACIÓNARTICULACIÓN Cada uno de estos bloques tiene asociada una musculatura que hay que entrenar y desarrollar gradualmente si queremos que nuestra técnica instrumental mejore de forma rápida y equilibrada. 
De nada nos servirá poder hacer escalas a velocidades de vértigo si nuestro sonido no es bueno (en el próximo post hablaremos de cuales son las cualidades de un buen sonido), igual que tampoco sirve haber desarrollado un gran sonido que no somos capaces de mantener cuando entra en juego la articulación.
Por esto es de vital importancia que vayamos entrenando cada uno de los aspectos técnicos de manera progresiva, construyendo las cuatro …

Qué no hacer antes, durante y después de un concierto

Una semana más, un post más. Hoy hablaremos sobre lo que se debe y no se debe hacer en un conciertos si quieres salir del escenario con la sensación de haber cumplido.

DESCUBRIENDO LA TÉCNICA INSTRUMENTAL: LA DIGITACIÓN

Hola a todos Flutetrainer@s

Volvemos a la carga con una nueva entrada de la serie "Descubriendo la técnica instrumental". Esta vez me voy a centrar en la digitación, o lo que viene siendo lo mismo, cómo mover rápido los dedos sin liarla parda.