viernes, 6 de noviembre de 2015

RIESGO DE PÉRDIDA AUDITIVA EN MÚSICOS


            Para los músicos, nuestro oído es fundamental. Cuando tocamos en grupo, estar afinado y ser capaz de escuchar a los demás componentes del grupo, es muy importante. Así como, cuando tocamos solos, poder escucharnos bien para corregir errores y continuar evolucionando en nuestra práctica instrumental, es crucial. Es por esto, por lo que debemos de prestar atención a nuestros oídos y protegerlos ante niveles de sonido elevados.

            En el estudio realizado en el instituto de Salud Ocupacional del Hospital Universitario Tampere de Finlandia, se afirma que los músicos trabajan a un nivel de ruido superior al recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) durante unas 5-6 horas diarias. El límite estipulado por la OMS es de 85 dB.
           
            Aquí os dejo una tabla con el nivel de sonido que producen algunos instrumentos de orquesta:


Instrumento
dBA
Violín
84-103
Chelo
84-92
Contrabajo
75-83
Piccolo
95-112
Flauta
85-111
Clarinete
92-103
Trompa
90-106
Oboe
80-94
Trombón
85-114
Xilófono
90-92
Data de Folprechtova y Miksovska

           
            Como veis, la mayoría de los instrumentos de la tabla emiten un nivel de sonido entre el límite y superior al recomendado. En el artículo mencionado anteriormente, se afirma que los músicos que poseen una afección auditiva son 3 veces más propensos a padecer estrés durante el estudio que los que no la padecen.


            La exposición al ruido tiene un efecto acumulativo. La solución que los expertos proponen para este problema es la utilización de protectores auditivos. A pesar de que pueden resultar incómodos de llevar en un ensayo o un concierto, es imprescindible utilizarlos lo máximo posible en nuestras horas de estudio diario. Ser conscientes del riesgo al que estamos expuestos y prevenir la pérdida auditiva o progresión degenerativa de la misma, en caso de que ya esté presente, es esencial para disfrutar de una larga y feliz carrera profesional.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿y tú que piensas?