Ir al contenido principal

¡NO HAY QUE ACOSTUMBRARSE AL DOLOR!

El otro día, un músico profesional de orquesta me dijo que él ya se había acostumbrado a vivir con dolor.  Esta es una frase que, bajo ningún concepto, debería estar dentro de la cabeza de un músico.

En este caso en concreto, se trataba de una patología de hombro. Las patologías de hombro son frecuentes cuando se malposiciona la cabeza del húmero (hueso del brazo) dentro de la cavidad glenoidea (lo que comúnmente llamamos la articulación del hombro), poniendo en tensión y compromiso espacial las estructuras que por aquí pasan. Esto se debe a mantener una postura incorrecta que suele estar relacionada con la posición adelantada de nuestra cabeza y hombros con respecto al tronco.

Para mantener una buena postura general y prevenir este tipo de lesiones, toma nota de la publicación anterior acerca de los Estabilizadores Lumbares, que nos van a facilitar mantener la pelvis en una buena situación a lo largo de las actividades de la vida diaria y en la interpretación instrumental, ya sea de pie o sentados. Es esencial tener la pelvis en su sitio para mantener en la posición correcta los hombros y la cabeza.


A parte de realizar los ejercicios de fortalecimiento de la musculatura estabilizadora lumbar, consulta con tu fisioterapeuta qué otra musculatura relacionada con los hombros debes estirar y cuál debes fortalecer, para encontrar el equilibrio muscular que te permita mantener una buena postura durante la interpretación, y con ello, evitar el fallo posicional articular. Hay muchos ejercicios que te pueden ayudar a encontrar este equilibrio para prevenir o, en su caso, corregir situaciones patológicas.
No vivas con dolor, ponte al día para prevenirlo y en caso de que ya esté presente, ponle solución. 

Postura correcta


Imágen de: http://www.traumazamora.org/ortoinfantil/columna/columna.htm

Comentarios

Entradas populares de este blog

DESCUBRIENDO LA TÉCNICA INSTRUMENTAL: LA DIGITACIÓN

Hola a todos Flutetrainer@s

Volvemos a la carga con una nueva entrada de la serie "Descubriendo la técnica instrumental". Esta vez me voy a centrar en la digitación, o lo que viene siendo lo mismo, cómo mover rápido los dedos sin liarla parda.

LOS 3 TIPOS DE TÉCNICA EN LA FLAUTA TRAVESERA

Si estas haciéndote esta pregunta: "¿tres?!!!", es que tienes que seguir leyendo esto.

Pues si amigos y amigas, tres. Para tocar la de un manera medio decente, hace falta dominar mejor o peor tres tipos diferentes de técnica. ¿Cuáles son?

1. TÉCNICA CORPORAL
Para tocar un instrumento, no viene nada mal conocer un poco nuestro cuerpo. Es decir, cómo funciona y cual es la mejor manera de emplear sus recursos sin llegar a romper algo por el camino. Y es que, aunque no os lo creáis, ¡se puede tocar sin dolor! Raro, eh?. Eso pensé yo hasta que mi hermana me dio un día cuatro consejillos que me cambiaron la vida. Si os duele algo, o si queréis saber como podéis evitar que os duela en el futuro a vosotros o a vuestros alumnos, no dudéis en preguntarle. Podéis contactar con ella por aquí, indicando que vuestra consulta va dirigida a María José o en nuestro correo electrónico educaflauta@gmail.com.

No os perdáis sus vídeos sobre la posición de la espalda y las manos.

Para mí, mantene…

3 sencillos trucos para mejorar tu respiración

¡Hola Flutetraineros y Flutetraineras!

Después del último curso de Flute Training, he pensado que no nos vendría mal hacer un pequeño repasillo de algunas cuestiones básicas sobre la respiración en la flauta travesera.



Hay tres tipos de respiración
Existen tres tipos de respiración: abdominal, torácica y clavicular. Entiendo que no vayas por la calle usando hinchando la barriga, pero para tocar la flauta hay que usar la respiración abdominal, te guste o no. Básicamente por que es la que pone más músculos en juego y, por lo tanto, te proporciona mayor control y mayor presión para conseguir un sonido fantástico y maravilloso.

Dónde se siente la respiración abdominal
Saber si estás haciendo bien la respiración abdominal es muy sencillo. Está el típico truco de ponerte una mano bajo el ombligo (no, no tan abajo, un poco más arriba) y sentir como esa parte se mueve hacia fuera y hacia dentro con tu respiración. Pero como cuando estás tocando es difícil ponerse una mano en el bajo vientre, …