Ir al contenido principal

3 razones para no volver a decir "en mi casa me salía"

Seguro que alguna vez has dicho u oído decir eso de:

"En mi casa me salía"
 Y lo peor es que es verdad. Si quieres  saber el por qué de este fenómeno paranormal, sigue leyendo.

¿Quién no ha pronunciado alguna vez esas cinco palabras? Yo si, y un montón de veces. Y la respuesta de mis profesores siempre fue la misma: eso es que tienes que estudiar más. Lo que viene a ser una especie de: no me cuentes rollos. Y yo me había hartado de estudiar (bueno, más o menos) y la pura verdad era que ¡EN MI CASA ME SALÍA!. ¿Por qué entonces no me salían las cosas en clase?

Pues por una sencilla razón. Padecía una enfermedad bastante común entre los instrumentistas. Sufría de Parálisis Neuromotora Contextual , o PNC, que en cristiano viene siendo que a veces la lías a lo grande sin saber por qué.

Estas son las 3 causas más frecuentes de esta rara enfermedad, y las claves para combatirlas:


1. En tu casa, no te salía.

A lo mejor tu concepto de "me sale" es un poco relajado demás. Si de 10 veces que lo has tocado en tu casa, te ha salido una, no te engañes, no te sale. Si luego vas a clase y dices las cinco palabras malditas, se lo vas a poner muy fácil a tu profesor/a. Y eso es lo último que quieres hacer. Para poder decir con propiedad que algo te sale bien, debes de seguir la siguiente regla de oro:
Practica hasta que seas capaz de tocar eso que "te sale" 10 veces de memoria, sin equivocarte ni pararte.

- Que te salga una vez puede ser suerte...
- Que te salga dos seguidas puede ser casualidad...
- tres veces seguidas, estás en el buen camino, pero todavía puede ser casualidad...
- Cuatro, cinco, seis, siete, ocho veces seguidas...casualidad
- Nueve veces seguidas. Si has llegado a nueve veces sin equivocarte, ya casi estás. Pero recuerda, si te equivocas o te paras, aunque sea la novena vez, vuelves a empezar.
- 10 veces seguidas. Además de haber desarrollado un profundo odio hacia mi, ya puedes decir con tranquilidad que te sale.

2. Nervios

Si en clase te entra el canguelo, lo más normal es que no rindas igual que en tu casa. Controlar el cuerpo en pleno ataque de nervios tarea complicada, pero no imposible. En otro post te contaré algunos truquillos para que no se te aflojen los esfínteres antes de un concierto.

La verdad es que todo el mundo se pone nervioso. He visto a compañeros tomar medicinas como el Sumial para relajarse antes de una audición o un concierto. Otros recurrían a medicinas más rudimentarias (normalmente whisky). El resultado de ponerte tibio antes de un concierto te lo puedes imaginar. Y, en cuanto al Sumial, es lo que se dice "pan pa hoy y hambre pa mañana". A través de las drogas solo se consigue engañar al cuerpo durante un rato, pero no aprendes a afrontar y dominar los nervios. 

Así que como yo lo veo tienes tres opciones: 

- Tomar Sumial como House toma Vicodin.
- Cirrosis.
- Habituación. Lo que viene siendo, acostumbrarte a las situaciones que te causan los nervios. Para ello te recomiendo la exposición indiscriminada a conciertos, audiciones, bodas, bautizos, comuniones, serenatas a tu abuela, etc. Cualquier situación en la que tú tocas y alguien te escucha es buena.

¡Pero cuidado! Prepárate siempre muy bien antes de tocar. Incluso si vas a improvisar. Si no vas bien preparado te equivocarás y los nervios solo irán a peor. Échale un vistazo a este post, La mirada del Tigre.

3. Calentamiento insuficiente 

Si eso que dices que en tu casa te salía, te salía después de dos horas tocando, lo más normal es que en clase te la pegues a lo grande si no has calentado. Si eres de los que llega a clase y se pone a tocar a pelo estudios infernales y obras oscurísimas más largas que un día sin pan, es que practicas el "Pollo sin cabeza Style". Si eres de este club, no esperes que lo que toques en clase te salga igual que en tu casa.

Calienta siempre, y calienta hasta que sientas que todo tu cuerpo se ha enterado de la caña que le vas a dar. Tocar un instrumento lo más parecido que hay a practicar un deporte, así que imagina lo que es ponerte hacer deporte durante una hora (o más) sin haber calentado antes. Además de que tu cuerpo se vengará de ti a base de contracturas, tendinitis, tortícolis, y demás lindeces, lo más probable es que no toques igual sin haber calentado que habiéndolo hecho.

Un buen calentamiento técnico tiene que incluir progresivamente la respiración (aparato respiratorio), el sonido (aparato respiratorio + labios), la digitación (AR + labios + dedos) y la articulación (AR + labios + dedos + lengua).

No te pierdas mi próximo post, ¿Cómo hay que calentar para no liarla en el concierto?


Como ves, la Parálisis Neuromotora Contextual tiene cura:
- Buena preparación
- Tocar mucho en público
- Calentar bien

¡Hasta la próxima!


Nota: La PNC no es una enfermedad de verdad. Me la acabo de inventar. Así que nada de ir al médico si te equivocas en un concierto que luego me la lían:)

Comentarios

  1. Justo para mi! gracias por escribir sobre este tema :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Y tú, ¿que piensas?

Entradas populares de este blog

DESCUBRIENDO LA TÉCNICA INSTRUMENTAL: LA DIGITACIÓN

Hola a todos Flutetrainer@s

Volvemos a la carga con una nueva entrada de la serie "Descubriendo la técnica instrumental". Esta vez me voy a centrar en la digitación, o lo que viene siendo lo mismo, cómo mover rápido los dedos sin liarla parda.

LOS 3 TIPOS DE TÉCNICA EN LA FLAUTA TRAVESERA

Si estas haciéndote esta pregunta: "¿tres?!!!", es que tienes que seguir leyendo esto.

Pues si amigos y amigas, tres. Para tocar la de un manera medio decente, hace falta dominar mejor o peor tres tipos diferentes de técnica. ¿Cuáles son?

1. TÉCNICA CORPORAL
Para tocar un instrumento, no viene nada mal conocer un poco nuestro cuerpo. Es decir, cómo funciona y cual es la mejor manera de emplear sus recursos sin llegar a romper algo por el camino. Y es que, aunque no os lo creáis, ¡se puede tocar sin dolor! Raro, eh?. Eso pensé yo hasta que mi hermana me dio un día cuatro consejillos que me cambiaron la vida. Si os duele algo, o si queréis saber como podéis evitar que os duela en el futuro a vosotros o a vuestros alumnos, no dudéis en preguntarle. Podéis contactar con ella por aquí, indicando que vuestra consulta va dirigida a María José o en nuestro correo electrónico educaflauta@gmail.com.

No os perdáis sus vídeos sobre la posición de la espalda y las manos.

Para mí, mantene…

3 sencillos trucos para mejorar tu respiración

¡Hola Flutetraineros y Flutetraineras!

Después del último curso de Flute Training, he pensado que no nos vendría mal hacer un pequeño repasillo de algunas cuestiones básicas sobre la respiración en la flauta travesera.



Hay tres tipos de respiración
Existen tres tipos de respiración: abdominal, torácica y clavicular. Entiendo que no vayas por la calle usando hinchando la barriga, pero para tocar la flauta hay que usar la respiración abdominal, te guste o no. Básicamente por que es la que pone más músculos en juego y, por lo tanto, te proporciona mayor control y mayor presión para conseguir un sonido fantástico y maravilloso.

Dónde se siente la respiración abdominal
Saber si estás haciendo bien la respiración abdominal es muy sencillo. Está el típico truco de ponerte una mano bajo el ombligo (no, no tan abajo, un poco más arriba) y sentir como esa parte se mueve hacia fuera y hacia dentro con tu respiración. Pero como cuando estás tocando es difícil ponerse una mano en el bajo vientre, …